Basilique Saint-Marc

Basílica de San Marcos

El monumento religioso más precioso y espléndido de Venecia, admirado por expertos en arte y por multitudes de turistas de todo el mundo. Famosa por su originalidad, historia, belleza y riqueza artística. La Basílica de San Marcos es una obra maestra de la arquitectura bizantina tardía, románica y gótica en perfecta armonía.

Su interior es un verdadero museo, que contiene los más espléndidos monumentos artísticos del arte bizantino, traídos de las victoriosas expediciones a Oriente o creados por talentosos maestros venecianos. La basílica, de 76 metros de longitud, con una fachada de 52 metros, un crucero de 62 metros y una cúpula central de 43 metros en el exterior y 28 en el interior, está construida sobre la planta de una cruz griega, cuya intersección y brazos iguales están cubiertos por cinco cúpulas que le dan un carácter oriental. La arquitectura del templo y el interior hacen de la Basílica de San Marcos una obra de arte única en la Europa latina y, al mismo tiempo, un enclave perfecto de la arquitectura bizantina en Italia. Las formas del edificio se inspiraron en la Iglesia de los Doce Apóstoles, construida en el siglo VI en Constantinopla por el emperador Justiniano. El arquitecto es desconocido, pero se supone que era griego. La obra se encargó a maestros venecianos y lombardos. El cuerpo de la basílica era de ladrillo, el revestimiento de las paredes de mármol.

Historia

En 828, dos mercaderes, Rústico de Torcello y Buono de Malamocco, llegaron al puerto de Venecia con los restos de San Marcos Evangelista, que habían robado de Alejandría, en Egipto, para salvarlos de la profanación de los musulmanes. Para proteger las reliquias del santo, que fue elegido como patrón de la ciudad, el dux G. Partecipazio hizo construir sin demora una iglesia dedicada a él. La modesta iglesia se terminó de construir en el año 832. En el año 976 la iglesia fue destruida por un incendio durante un levantamiento popular contra el dux P. Candiano IV. Dos años después fue reconstruida por el dux P. Orseola. A medida que crecía el poderío comercial y naval de la República de Venecia, surgió la necesidad de construir un magnífico y rico templo digno de la ciudad y de su mecenas. Esta decisión fue tomada por el Dux D. Contarini, que en 1063 inició la construcción de una basílica monumental de estilo bizantino, cuya forma y muros han llegado hasta nuestros días. La iglesia fue terminada y consagrada en 1094.

Generaciones de maestros venecianos, lombardos y toscanos de diversos oficios trabajaron para embellecer la basílica. La iglesia estaba decorada con magníficos mosaicos, mármol, esculturas, columnas, obras maestras de oro y plata, y el tesoro estaba enriquecido con preciosos objetos de culto. El rico botín traído por los venecianos tras sus victoriosas expediciones a Tiro y Constantinopla, incluidos los famosos caballos griegos que decoraron la fachada en 1250, así como las esculturas bizantinas, paleocristianas y antiguas incrustadas en los muros de la iglesia, como el grupo de tetrarcas en pórfido del siglo IV, desempeñaron un importante papel en el embellecimiento de la iglesia.

Vídeo

Un importante elemento decorativo de la fachada y del interior de la basílica son las columnas y los pilares, de los que hay unos 500, hechos de diferentes tipos de piedra importados de Dalmacia y Grecia, como pórfido, granito, mármol griego blanco y negro, mármol verde, alabastro y otros. Hay diferentes estilos y formas de capiteles: desde el románico y el bizantino hasta el gótico y el renacentista. Lo mismo ocurre con las arcadas, que están decoradas con esculturas de artistas toscanos. Toda la decoración de la basílica, a pesar de las diferencias de estilo, permanece en perfecta armonía entre sí y refleja el gusto veneciano por el esplendor y el color.

Sin embargo, los mosaicos más famosos de la Basílica de San Marcos son los de fondo dorado, que cubren la fachada, el atrio, las cúpulas y el interior de la iglesia, lo que le ha valido el nombre de «Basílica de Oro». La superficie total de los mosaicos es de 4.200 metros cuadrados. Los más antiguos datan del siglo XI. La mayoría de ellos fueron realizados en los siglos XII y XIII: Bellini, Tiziano, Pordenon, Lotto. Durante el periodo de la República, la basílica era la iglesia oficial del Estado y también servía como capilla de palacio bajo la jurisdicción exclusiva del Dux. Su clero seguía siendo autónomo respecto al patriarca y tenía su propio órgano administrativo para supervisar la expansión y el mantenimiento de la basílica. El dux visitaba el templo 35 veces al año, participando en las ceremonias religiosas más importantes y en las relacionadas con la vida política de Venecia.

La Basílica de San Marcos fue el centro de la vida política, social y religiosa y fue el escenario de algunos de los acontecimientos más gloriosos y tristes de la historia de la República. En sus escaleras, en 1177, tuvo lugar la famosa reconciliación entre el Papa Alejandro 111 y el Emperador Federico I Barbarroja, en presencia del Dux S. Ziani como mediador. Aquí tuvo lugar la proclamación solemne y la ceremonia de concesión del título al recién elegido dux. Fue aquí donde los cruzados de Francia y Flandes hicieron sus votos antes de emprender su cuarta expedición en 1201, bajo el reinado del dux K. Dandol. En la basílica, los comandantes de la nave y los famosos condottieres recibieron la bendición antes de partir en su expedición. El pueblo se reunía aquí para rezar súplicas durante la peste y en tiempos de guerra. La basílica fue visitada por el rey polaco y francés Enrique III Valois, que vino a visitar Venecia en 1574. En 1688, el famoso jefe F. Morosini recibió una espada y una bendición del Papa tras la victoriosa conquista de la Morea y otras islas del archipiélago griego.

El arco central está coronado por una estatua de San Marcos entre ángeles ascendentes. Abajo, sobre un fondo azul cubierto de estrellas, el león dorado de San Marcos. En la arquivolta del arco central hay espléndidos relieves y esculturas de P. di Nicolo Lamberti, que representan las historias del Génesis, los profetas, los evangelistas y los Padres de la Iglesia. La fachada lateral norte repite los motivos arquitectónicos y decorativos de la fachada principal.

El atrio rodea la basílica por la parte delantera y la izquierda. A la derecha, se ha cerrado y transformado en el baptisterio y la capilla de Zena. La riqueza artística de su interior lo convierte en un atrio digno de la Basílica de Oro. Las bóvedas están cubiertas de preciosos mosaicos creados por maestros venecianos con gran sentido artístico y perfección técnica. Predominan los mosaicos románicos de los siglos XII y XIII, que representan un ciclo único de historias bíblicas, desde la creación del mundo hasta el éxodo de Egipto. Las paredes están revestidas de mármol de colores y decoradas con columnas con ricos capiteles. El suelo original de mosaico de mármol, con sus motivos geométricos, data de los siglos XI y XII. El atrio tiene forma de galería, compuesta por 7 pequeñas naves, abovedadas por cúpulas y separadas por amplias arcadas.

Cómo llegar a la Basílica de San Marcos

Visita de 30 minutos, entrada: 4 euros

http://www.basilicasanmarco.it

P.za San Marco, 328, 30100 Venezia VE, Italia

https://goo.gl/maps/hgConQPKBxwMxZHH7